Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

El Parque Nacional Archipiélago de Los Roques se creó en 1972 para proteger un ecosistema marino de excepcional belleza y valor ecológico dominado por arrecifes coralinos, manglares y praderas de fanerógamas marinas. El parque abarca 221.120 ha por lo que es el parque marino de mayor extensión en el Caribe y está ubicado a unos 130 km de la costa continental de Venezuela. Desde mucho antes de ser decretado como parque nacional, una importante actividad pesquera se venía estableciendo en el archipiélago, lo que dió origen a un pequeño poblado autóctono en la isla Gran Roque, en donde se pesca el 90% de las langostas que se consumen en el país. Por ser un humedal de excepcional importancia como reservorio de recursos alimenticios y de biodiversidad fue decretado como Sitio Ramsar en 1996. En los últimos diez años el turismo ha sustituido a la pesca como principal actividad económica; el parque es visitado cada año por más de 50 mil turistas que se alojan en las 60 posadas disponibles. Hoy en día el pueblo cuenta con unos 1.200 habitantes y los servicios turísticos han comenzado a menguar.

 

Biodiversidad


Este parque nacional protege a uno de los arrecifes coralinos de mejor calidad en todo el Mar Caribe en cuanto a diversidad de especies, área de cobertura viva y baja incidencia de enfermedades. En Los Roques se encuentran unas 61 especies de corales, 200 especies de crustáceos, 140 especies de moluscos, 45 especies de equinodermos, 60 especies de esponjas y 280 especies de peces. Además se pueden ver en el parque 92 especies de aves, de las cuales 50 son migratorias. Cuatro especies de tortugas marinas globalmente amenazadas anidan regularmente en las islas, incluyendo el lugar de anidación más importante de Venezuela para la tortuga Eretmochelys imbricata.

 

Amenazas


Los Roques es uno de los parques mejor conservados del país y cuenta con una comunidad de aliados importante, por lo que la solución a sus amenazas es factible en comparación con otros parques nacionales. Sus amenazas actuales son la falta de personal e infraestructura adecuados, la contaminación con desechos sólidos, el manejo de aguas servidas y la pesca ilegal. El crecimiento tanto de la industria turística como de la población de Gran Roque podría llegar a ser una amenaza seria para la integridad biológica de este parque, por lo que es considerado como vulnerable. Sin embargo, la implementación de un ambicioso proyecto de desarrollo en la región insular propuesto por el Ministerio del Ambiente podría ser la solución a estas amenazas.

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados