Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

Vegetación

 

Si bien predomina el paisaje de desierto arenoso, existen secciones con cobertura vegetal desértica, que son áreas que mantienen coberturas ralas, conformadas por especies xerofíticas adaptadas a condiciones de aridez extrema. Se ha identificado la existencia de 74 especies (4), entre estas asociaciones se tiene, la cobertura desértica de cactus, una franja de vegetación xerofítica transicional, ubicada entre el desierto y las asociaciones de lomas. Se caracterizan por la presencia dominante del cactus Haageocereus limensis asociado a otros tipos de cactus y algunos arbustos semiperennes. Cobertura desértica de Tillandsias, formaciones vegetales compuestas por especies de bromeliáceas del género Tillandsia sustentadas por las neblinas que se forman en el mar. Estas formaciones se presentan donde la humedad no es suficiente para la vegetación de lomas. Están conformadas por Tillandsia latifolia, Tillandsia purpurea, Tillandsia paleacea (Bromeliaceae), Tiquilia paronychioides (Boraginaceae), Haageocereus sp. e Islaya omasensis (Cactaceae).

 

Vegetación de humedales y gramadales presentes en terrenos pantanosos y/o cenagosos. Las zonas de mal drenaje y cuerpos de agua semi-estancadas de alta salinidad se encuentran distribuidas en áreas de bajo nivel (hondonadas) y en cauces abandonados de río. Presenta vegetación hidrofítica tanto dentro como en los alrededores de estas zonas. Estas formaciones son conocidas como "albuferas" o "humedales costeros," los cuales suelen tener asociados "gramadales" conformando suelos de mal drenaje. Las asociaciones herbáceas que más destacan pertenecen a la familia de las Poaceae (incluyendo los géneros Distichlis, Paspalidium y Sporobolus), Cyperaceae y Chenopodiaceae (con los géneros Chenopodium y Salicornia). La "totora" Schoenoplectus californicus es utilizada para la confección de Petates y otra artesanía, con predominio de Bacopa monnieri, Lemna minuta y Paspalum distichum.

 

Presencia de terrenos misceláneos (cerros, dunas, eriazos, acantilados, quebradas secas) que ocupan gran parte del territorio de la reserva. Toda esta área está cubierta por suelo arenoso, a veces rocoso, no presenta la suficiente humedad para sostener plantas. Sin embargo, a pesar de su condición desértica no se consideran como áreas desprovistas totalmente de vegetación, ya que aun estos hábitat desérticos mantienen comunidades de flora y fauna en pequeña escala. Se puede observar la aparición esporádica de palmáceas en áreas donde el nivel freático es relativamente cercano a la superficie (5).

 

Fauna

 

Las características metereológicas, geológicas y oceanográficas del área determinan una variedad de condiciones naturales especiales que hacen posible la existencia de una gran diversidad de especies animales, aproximada a 216 especies de aves, 16 especies de mamíferos, 10 especies de reptiles y 168 especies de peces registrados a la fecha.

 

Algas                           317

Plantas terrestres          74

Anélidos                       109

Moluscos                      194

Artrópodos Mar.            209

Artrópodos Ter.            129

Otros invert.                 101

Peces                           168

Reptiles                        10

Aves                            216

Mamíferos                     16

(GEA Perú 2000 y Dreyffus, 2002 com. pers)
 
La Reserva Nacional de Paracas sustenta una abundante fauna ornitológica tanto residente como migratoria. Se tiene al zambullidor de pico grueso (Podylimbus podiceps), zambullidor pimpollo (Rollandia rolland), pelícano peruano (Pelacanus thagus), piquero peruano (Sula variegata), gallinazo de cabeza roja (Cathartes aura), gallinazo de cabeza negra (Coragyps atratus), gallareta (Fulica americana).

 

Entre las principales especies migratorias se cuenta con el águila pescadora (Pandion haliaetus), falaropo de Wilson (Phalaropus tricolor), chorlo semipalmado (Charadrius semipalmatus), chorlo ártico (Pluvialis squatarola), playero manchado (Actitis macularia), vuelvepiedras (Arenaria interpres), playero blanco (Calidris alba), playero de Groenlandia (Calidris canutus), playerito occidental (Calidris mauri), playerito semipalmado (Calidris pusilla), playero de ala blanca (Catoptrophorus semipalmatus), zarapito trinador (Numenius phaeopus), gaviota gris (Larus modestus), gaviota de Franklin (Larus pipixcan), gaviotín común (Sterna hirundo), gaviotín real (Sterna máxima), gaviotín elegante (Sterna elegans), golondrina migratoria (Hirundo rustica).

 

Entre las principales especies que anidan en el área se tiene a la garza blanca pequeña (Egretta thula), garza huaco (Nycticorax nycticorax), pato alablanco (Anas bahamensis), pato colorado (Anas cyanoptera), cernícalo (Falco sparverius), chorlo nevado (Charandrius alexandrinus), chorlo de doble collar (Charandrius vociferus), huerequeque (Burhinus superciliaris), gaviota peruana (Larus belcheri), tortolita peruana (Columbina cruziana), cuculí (Zenaida asiática), lechuza de los arenales (Athene cunicularia), espiguero corbatón (Sporophila telasco), gorrión americano Zonotrichia capensis.

 

Hay presencia de las siguientes especies en situación vulnerable: Parihuana o flamenco sudamericano (Phoenicopterus chilensis), gaviota dominicana (Larus dominicanus), rayador (Rynchops niger), el cóndor (Vultur gryphus). El ostrero común (Haematopus palliatus) en situación rara (6), el pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldti), el potoyunco (Pelacanoides garnotii) endémicos de la corriente de Humboldt y en peligro de extinción.

 

La bahía de Paracas tiene tres biocenosis bien marcadas: la marina cercana a la tierra, la de tránsito entre el mar y la tierra, y la terrestre cercana al mar. En cada una de ellas hay una rica diversidad biológica. En la biocenosis marina se pueden observar peces como pejerrey (Odonthetes regia regia), liza (Mugil cephalus), anchoveta (Engraulis ringens), pez guitarra (Rhinobatos planiceps), sardina (Sardinops sagax sagax), cabinza (Isacia conceptionis), cojinova (Seriolella violacea), jurel (Trachurus picturatus murphyii), bonito (Sarda chilensis chilensis), quelonios como la tortuga verde o Galápagos (Chelonia agasizzi), tortuga dorso de cuero o tinglada Dermochelys coriacea, y la tortuga de mar pequeña Lepidochelys olivacea, especies de fito y zooplancton. En la biocenosis de transición entre mar y tierra se encuentra algas como Ulva lactuca, Gigartina chamisoi, Agardhiela sp., moluscos como Synus cymba, Nassarius gayi, Littorina peruviana, Argopecten purpuratus, Thais chololata, Aulacomya ater, Tagelus sp., crustáceos como Hepatus chilensis, Ocypode gaudichaudii, Pagurus edwardssi, anélidos como Nephtys sp., Nereis sp (7).

 

Entre los mamíferos marinos cabe destacar a las 2 especies de lobos marinos, el lobo fino Arctocephalus australis y el lobo chusco Otaria flavescens, así como a la una nutria o gato marino Lutra felina que está en peligro de extinción. También se tiene diversas especies de delfines como el Tursiops truncatus y ballenas. Estos animales usan como hábitat de reproducción algunas playas aisladas o de difícil acceso para el hombre. En el ambiente terrestre, se tiene al zorro de litoral o zorro costero Pseudalopex (Dusycion) sechurae que de vez en cuando puede ser visto andando por el desierto y puede aproximarse a las playas. Asimismo pueden ser vistos murciélagos Desmodus spp. y algunos mamíferos menores como la rata Rattus spp., típicos de las colinas. Algunos reptiles característicos de las áreas desérticas como el lagarto pequeño Microlophus peruvianus, el geko Phyllodactyllus angustidigitus y la lagartija Tropidurus peruvianus

 

_______________

Conversación personal con el biólogo Rafael Tamashiro, jefe de la reserva. Dreyffuss en prensa.

Ibid. Cap. II. Pag. 35-36. (También existe una spp de orquídea en la RNP Aa sp. R Tamashiro).

Ibid. Cap. II. Pag. 84-86 y 96-97.

Ibid. Cap. II. Pag. 106.

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados