Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

Hay varias vías de acceso al biotopo. La más usual es desde la comunidad del Cruce a Dos Aguadas, situada en la parte suroeste del área protegida, en las afueras de la misma. Se trata de un camino de tierra de difícil acceso en época de lluvias debido a que hay un área pantanosa que suele mantenerse inundada. Desde el límite suroeste del Zotz hasta el centro administrativo hay 18 km de camino, por el que se atraviesan desde áreas muy degradadas hasta bosque poco intervenido. Otro acceso es desde el norte, a través de una vía de tierra que proviene de la comunidad de Uaxactún. Desde el límite norte hasta el centro administrativo se recorren 20 km, donde se puede observar un bosque en buen estado. En realidad se trata de la misma carretera que cruza el biotopo de suroeste al norte, y que tiene el nombre de Camino Real.

 

Los accesos secundarios al biotopo son muy numerosos. Las siete comunidades que se sitúan alrededor del área protegida tiene sendas hacia el área, que son utilizadas para extraer productos del bosque y cazar. Además, dentro del Zotz hay una red de calzadas que son utilizadas por los vehículos de los extractores de la savia del chicozapote (Manilkara achras), xate (Chamaedorea spp.) y pimienta (Pimenta dioica). Estas actividades, junto con la caza ilegal, están totalmente descontroladas y constituyen un serio problema para la integridad del ecosistema.

 

A partir de 1975 (Barrios 2002, Barrios com. pers.), el área del biotopo empezó a tener problemas de invasiones, aunque aún no había sido declarada área protegida. La apertura de caminos por parte de una empresa maderera (CECON, 1999) facilitó la entrada de colonos que se instalaron en las cercanías de los cuerpos de agua y a lo largo del Camino Real. En 1996 se empezó un programa para reubicar a personas que se encontraban viviendo en el área protegida. El programa se inició como una iniciativa informal de los guardabosques y administradores del área. Poco a poco, conforme fueron ganado confianza, el CECON y CONAP tomaron formalmente el programa. Diecisiete familias fueron instaladas en las poblaciones de San José y Santa Elena, donde se les dio trabajo y tierra. A partir de entonces se han sucedido las ocupaciones a la orilla de la carretera, aunque no de forma masiva. Actualmente hay nueve familias que viven de forma temporal en el biotopo, dedicándose a actividades de recolección de productos del bosque. A lo largo del Camino Real hay algunos caseríos, utilizados por estas familias para vivir en la época que están dentro del área. Según el acuerdo establecido con el CECON (Barrios 2002, Barrios com. pers.), estas familias se dedican únicamente a la extracción de xate y no hacen siembras en el biotopo, aunque tienen pequeñas huertas familiares.


En las afueras del biotopo se encuentran las comunidades de El Cruce a Dos Aguadas, La Pasadita, San Miguel, Yarché, La Milpa, Canchén y Chinhá. Las poblaciones hacen un uso intenso de la mayor parte del biotopo, lo que según el CECON (1999) está afectando negativamente al área.

 

El turismo es una actividad de baja escala. En el año 2001 llegaron algo menos de 300 visitantes (CECON 2001), y basándonos en el número de visitantes hasta junio del 2002, el número de turistas tiende a mantenerse o a aumentar ligeramente. Al contrario de lo que sucede en otros biotopos administrados por el CECON, en el Zotz no se cobra ninguna tasa de entrada. La comunidad de San Miguel la Palotada ha identificado el potencial turístico del área y tiene previsto ofrecer visitas a caballo para enseñar los lugares naturales y arqueológicos (CATIE/CONAP 2000). Para el Instituto Guatemalteco de Turismo el biotopo comprende una de las siete zonas de mayor interés turístico en Petén (IDAEH, 1999). Sin embargo, una encuesta realizada en el año 1999 indicó que únicamente el 1% de los turistas que visitaron Petén fueron al biotopo (Proselva 2000), lo que da idea de que los programas turísticos en el área necesitarían promocionarse mucho más de lo que se está haciendo. 

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados