Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

Fue declarado monumento cultural en 1995, formando parte del área protegida Complejo II del sur de Petén. Los vestigios arqueológicos del monumento cultural son muy importantes. El monumento cultural constituye una de las zonas núcleo del Complejo II de las áreas protegidas del sur de Petén, junto con los monumentos culturales Aguateca y Dos Pilas, y los refugios de vida silvestre Petexbatún y el Pucté. Es un área totalmente rodeada de tierras agrícolas y ganaderas, con fuerte influencia humana. Debido a la reducida extensión del área, el aislamiento ecológico y las perturbaciones humanas, los depredadores grandes han desaparecido de la zona, mientras la diversidad de aves sigue siendo alta.

 

Biodiversidad

 

Se han encontrado ejemplares de fauna endémica regional: mono aullador (Alouatta pigra), mono araña (Ateles geoffroyi), loro real (Amazona farinosa), pájaro carpintero grande (Campephilus guatemalensis) y cocodrilo (Crocodylus moreletii); y vulnerables como el mico león (Potos flavus), milano bidentado (Harpagus bidentatus), águila elegante (Spizaetus ornatus), águila tirana (S. tyrannus) y rey zope (Sarcoramphus papa) La diversidad de aves es relativamente importante comparada con otras áreas protegidas. Debido a la fragmentación del hábitat y a la influencia humana, los grandes felinos han desaparecido de la zona. En el parque hay reportadas 91 especies arbóreas.

 

Amenazas


El Monumento Cultural Ceibal está considerado críticamente amenazado y se necesitan soluciones urgentes para asegurar la protección y mantenimiento de su diversidad biológica y cultural. Algunas amenazas incluyen invasiones humanas, actividad agrícola, incendios forestales, tala ilícita, caza ilegal, y depredación del patrimonio arqueológico.

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados